Bebés de duende



Bebés de duende


A diferencia de las hadas, cuyo instinto maternal deja mucho que desear, los duendes domésticos tienden a ser buenos padres y madres. Sin embargo, la destrucción del hábitat natural del duende doméstico, propiciado por el creciente abandono de las áreas rurales y el derrumbamiento de casas antiguas, está produciendo una progresiva desaparición del duende doméstico en la península ibérica.

Si sumamos este hecho a los peculiares e irregulares hábitos reproductivos de los duendes
domésticos, a la escasa presencia de hembras en la especie y a la gran abundancia de bebés que nace en cada una de las camadas, nos encontramos con que muchos de estos bebés necesitan nuevos hogares que los acojan.

En respuesta a esta situación surge la iniciativa de Fuego Fatuo para la conservación  de la gente pequeña y demás especies feéricas y míticas, mediante la cual intentamos promover la
adopción de bebés de duende para que éstos sean criados en entornos domésticos humanos, rodeados de amor y cariño, favoreciendo así la progresiva repoblación de esta especie por toda la geografía.

El precio de los trámites de gestión y adopción asciende a 40€ + envío por cada bebé de duende.

Nota: La dieta de los duendes domésticos se limita, principalmente, a los productos lácteos, miel, pan y cereales.

Estos bebés de duende tienen la cabeza modelada a mano en arcilla polimérica y coloreada con óleos termofijables Genesis. Están envueltos en gasa de algodón teñida a mano y telas nuevas y recicladas y decorados con elementos como botones de madera, cascabeles metálicos y cordón de algodón. Su tamaño es de aproximadamente 4,5 centímetros de largo.