Los Mamur

..

Como la mayoría de gente sabrá, la noche de San Juan es la noche mágica por excelencia, una noche especialmente vinculada a todas las criaturas feéricas. Por este motivo, he decidido hacer una entrada especial para presentaros a unos minúsculos duendes que, si prestáis mucha atención, es probable que podáis ver antes de que amanezca.

Los Mamur son unos duendes familiares invisibles a ojos de los humanos, con e expepción de un dí señalado: la noche de San Juan, que es el único momento en que se les ve saltando y correteando entre las hojas de los helechos, perdiendo esa propiedad en el momento en que pasan a pertenecer a un humano.

Cualquier persona con los conocimientos suficientes puede apoderarse de unos cuantos Mamur dejando abierto un alfiletero u otro estuche sobre un zarzal en la noche víspera de San Juan, siempre que se recojan justo a la medianoche. Una vez capturados, ests diablillos pasan a ser unos sirvientes excelentes. En cuanto se destapa la caja en la que se encuentran encerrados, salen de ella y empiezan a girar alrededor de la cabeza de su dueño preguntándole de forma machacona: "¿QUé quieres que hagamos?, ¿eh? ¿qué quieres que hagamos?", y comienzan a realizar todas las labores que se les pida, por extrañas que sean.

A pesar de que poseer a estos fieles ayudantes supone grandes ventajas, también hay que tener en cuenta los inconvenientes: Aquel humano que tenga en su poder algunos mamur no puede morir, pero tampoco podrá detener la vejez ni suavizar la agonía sin antes deshacerse de estos duendes, ya sea vendiéndolos, regalándoselos a alguien u ordenándoles algo imposible (pues se verían obligados a huir avergonzados).

Callejo, J. Duendes, guía de los seres mágicos de España


Éstas son las esclturas más pequeñas que he hecho hasta el momento, pues miden unos 2cm de alto cada uno. Por este motivo, el nivel de detalle es considerablemente inferior al del resto de mis criatuas. Aun así, estoy contento con el resultado. Cuando era pequeño, solía dejar un alfiletero abierto sobre los rosales (¡eran lo más parecido que tenía a unas zarzas en casa!) cada noche de San Juan, pero nunca tuve suerte. Este año, en cambio, por fin he podido hacerme con un par ^^

¡Feliz noche de San Juan!
..