Trasgo

.
Trasgo cántabro (Custos kobalis cantabricus)

Llamado también trasgu, éste es uno de los seres más conocidos de las mitologías asturiana y gallega.

Se trata de un duende casero de carácter travieso (que no maligno) que vive en el hogar y al cual se le adjudican ruidos nocturnos y pequeñas diabluras como cambiar las cosas de sitio y perder objetos. Habitualmente se le representa como un hombre pequeño y cojo de una pierna (de ahi que se le conozca en la literatura española como "diablo cojuelo), con la piel morena, pequeños cuernos en la frente, y con un agujero (furacu) en la palma de la mano.

Como tantos otros duendes del hogar de la mitología española, cuando es tratado mal, sus diabluras pueden convertirse en auténticos problemas y quebraderos de cabeza, mientras que cuando es tratado bien, ayuda por las noches en las tareas del hogar y es posible hasta mantener una relación de "amistad" con él.

Existen distintas maneras de deshacerse de un trasgo. La más popular consiste en dejar grano por el suelo del hogar para que el duende, imposibilitado a recogerlo debido a los agujeros de sus manos, abandone la casa ofendido e indignado. Otras consisten en engañarlo para obligarle a beber alcohol u otras sustancias abrasivas, pues los trasgos tienen un estómago delicado, o mandarle teñir o lavar ropa con legía para que se manche y su propia ropa (normalmente harapienta) se tiña o decolore (por lo visto se ofenden mucho con estas cosas xD) o, como en el caso de sus primos anglosajones, regalándole alguna prenda de vestir nueva.
.